RESUMEN
 

Los niños sanos son niños felices. Cuando en un hogar hay un niño sano, los más felices son los padres, ya que el hijo juega y aprende cosas todos los días, es un niño hiperkinético e inteligente siendo la alegría de la casa. Tener un niño sano debe ser lo más común en la gran mayoría de las familias que se van constituyendo.  Una gran mayoría de los niños que nacen son sanos y por ende alegres. Seguirán sanos si las madres les dan de lactar a sus niños hasta los dos años complementándola con una alimentación orgánica. Y desde los 2 años hasta los 12 años serán niños sanos y fuertes si su alimentación es la adecuada.


Existe un pequeño porcentaje de niños enfermos, ya sea porque así nacieron o porque adquirieron alguna enfermedad por contagio (bronquitis, asma) o por un virus (gripe) o por una mala alimentación (alergias). Cuando un niño está enfermo hay tristeza en la casa, el niño está amodorrado o quietecito en la cama, no juega con sus amigos, llora por cualquier cosa, se vuelve caprichoso ya que algunas madres para calmarlo les dan regalos innecesarios, toda la familia está cuidando al niño porque es una gran preocupación y el tiempo perdido en esa enfermedad es un tiempo que el niño deja de aprender cosas nuevas y finalmente no sonríe.


Existe una infinidad de enfermedades que tienen los niños, algunos son comunes como la gripe. Existe un dicho que tiene más de 50 años: “La gripe con el médico se cura en 7 días y sin ayuda del médico se cura en una semana”. Nosotros les decimos que la gripe si se puede curar con métodos naturales y económicos, con remedios caseros que se encuentran en la cocina; pero solo si se hace el primer día el tratamiento, de echar una gota de cebolla (con un hisopo) en cada fosa nasal del niño, le arde pero se curan de inmediato. Sólo se puede usar este tratamiento cuando la gripe recién se inicia y sólo si hay afección en la nariz con relleno de mucosidad. Cuando pasa al segundo día y ya hay tos proveniente del pecho, ya no hay remedio. Simplemente hay que esperar los 7 días.


En otro lado del mundo en una gran ciudad esta una madre desconsolada, el niño tiene diarrea y esta bajando de peso rápidamente, le da sus pastillitas y no pasa nada, entonces tiene que darle una pastilla más fuerte (un antibiótico), que seguramente le va a calmar la diarrea y de paso le hace daño al hígado y al riñón además de bajarle las defensas; todo por una simple diarrea. Pero en las zonas pobres de Perú, en las serranías o en los conos de Lima – Perú, las madres no tienen dinero para ir a comprar sus pastillas y les dan, cosa curiosa, desde tiempos inmemoriales su medicina tradicional, que siempre les ha dado resultado; les dan su panetela que les ayuda a controlar su diarrea, sin complicaciones de ninguna índole; si la diarrea es muy fuerte les dan alimentos que fortalecen el bolo fecal, como arroz con zanahoria (niños mayores de 2 años), y plátano maduro o manzana rayada y negreada, sólo eso, como alimentación hasta que pase y se controle la diarrea.


Los niños enfermos también pueden ser niños sanos con métodos de curación natural o caseros, que son efectivos y económicos. En este libro se presentan tratamientos naturales para muchas enfermedades, que son usados por muchos pueblos hace miles de años. Nosotros les ofrecemos  esta información para que ustedes puedan usarlo a su libre discreción, siempre bajo una vigilancia médica. Si les sirve esta recetas que les damos, les sugerimos nos envíen un testimonio. Si tienen conocimientos de otras formas de curar naturalmente, les agradecemos desde ya si nos envían esa información, que debe ser de uso público.