RESUMEN
 

La alimentación es medicinal en Perú desde hace mas de 1,000 años, cuando los antiguos pobladores peruanos consumian alimentos orgánicos (no contaminados) que no generaban enfermedades, solo bienestar, era un paraíso terrenal. En el Perú de ahora, felizmente, tenemos una gran variedad de climas y altitudes, una geografía muy complicada, pero favorable para el crecimiento de machismos alimentos orgánicos, cultivados casi con solo la lluvia y en pequeñas parcelas. Como no tenemos terrenos extensos para los cultivos, salvo en la costa peruana (en su parte baja, ya entro la modernización), y en la selva peruana (todavía no entra la modernización); podemos decir que este milagro de tener terrenos de pocas extensiones, en su gran mayoría los campesinos tienen una hectárea en promedio; esta forma de parcelación de los terrenos hacen que seamos dueños de muchos alimentos orgánicos y con propiedades medicinales.  Ese tipo de alimentos orgánicos peruanos es lo que debemos buscar para tener una alimentación medicinal; tenemos que seguir con nuestras costumbres, hacer lo que hacían nuestros antepasados hace miles de años, alimentarse con productos naturales sin tanta tecnología. Estos alimentos medicinales también podemos  encontrarlos en muchos pueblos pequeños en todo el mundo. .

Ahora los alimentos son en su mayoría transgénicos, o están enlatados o los animales son alimentados en serie y con rápido crecimiento (hormonal); estos alimentos son aceptados por la comunidad científica como formadores de males del siglo 20 y 21, conocidos como cáncer, depresión, anorexia, etc. Por eso nuestra alimentación debe ser orgánica y sana, algo que cada vez menos frecuente en las capitales de los países del mundo, pero que en los pueblos pequeños se puede ver todavía esta alimentación sana con gente sana. Eso es lo que hay que hacer, alimentarnos de comida orgánica para llegar a vivir con plenitud hasta los 100 años de vida.

Cuando tu madre de familia vayas a comprar tus alimentos como frutas, verduras, etc., trata de seguir estos lineamientos generales, que nos dicta mas la experiencia que la ciencia, comer verduras de hojas verde oscuro principalmente, crudas o al vapor (evitar muy cocidas o enlatadas); comer cebollas rojas crudas; comer ajos rosados crudos, preferible en ayunas (1 – 5 dientes, triturados o molidos); incluir verduras de color anaranjado e intenso como las zanahorias, etc.; entre las legumbres escoger los frejoles negros por su cantidad de proteínas; entre los pescados son mejores las oscuras conocidas como peces azules por su alto contenido de omega 3; uvas negras pequeñas de medio centímetro, incluidas sus semillas machacadas; comer papas amarillas o negras, incluidas las cascaras (evitar las papas blancas); agregar a las ensaladas aceite de oliva virgen (omega 3) o aceite de pescado; entre las frutas son recomendables las mandarinas con cascara y todo, además las toronjas (rosadas), son preferibles las frutas frescas a las enlatadas (jean carper 2008).

La leche merece un parrafo aparte. La buena leche es la materna, la unica que se debe darle al bebe por dos años minimo. Existe luego una leche alternativa que es la  leche de vaca, de la vaca a la olla, de la olla a boca, una leche sin aditivos y del dia. En mi poca experiencia y muchisimos viajes a pueblos pequeños y grandes, he visto solo hombres y mujeres fuertes en el campo, los que toman la leche directamente de la vaca en  ese dia: En cambio en las grandes ciudades los hombres y mujeres son cada vez mas debiles a pesar que toman mas leche, enlatada, embolsada, de formula; no veo hombres y mujeres fuertes y menos sanas. Mi recomendación es tomar la leche de vaca solo en los sitios campestres y en las grandes ciudades hay que limitar la alimentación con la leche guardada hace dos dias o meses (sacha barros 2005).