Tratamientos por radioterapia del cancer
 

La radioterapia (también llamada terapia de radiación) usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Los médicos usan distintos tipos de radioterapia.


Es otra  forma de tratamiento. La radioterapia (también llamada terapia de radiación) usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Los médicos usan distintos tipos de radioterapia. La aplicación de la radioterapia es la aplicación de las radiaciones ionizantes, que pueden ser electromagnéticas o por partículas y producen una destrucción tisular. La radiación electromagnética incluye los rayos gamma, una forma de emisión radiactiva, y los rayos X, que se producen cuando un haz de electrones impacta en un metal pesado. La radiación de partículas incluye haces de electrones, protones, neutrones, partículas alfa (núcleos de helio) e iones.


Cuando se aplica la radioterapia, su tratamiento no es doloroso,  es diario, con 30 minutos para cada sesión de tratamiento, aunque el tratamiento en sí generalmente toma sólo unos cuantos minutos, hay que guardar mucho reposo y consumir una dieta bien balanceada durante el curso de la radioterapia, la piel en el área tratada puede volverse sensible e irritarse fácilmente y los efectos secundarios de la radioterapia generalmente son temporales y varían dependiendo del área del cuerpo que está siendo tratada.


Los pacientes presentan tumores con una sensibilidad a las radiaciones muy variable. Son tumores sensibles aquellos cuya sensibilidad es superior a la de los tejidos vecinos normales. Cuando tales tumores son además accesibles —los tumores superficiales o los tumores en órganos como el útero en el que se puede introducir una fuente de radiación— pueden ser curados mediante radioterapia. La propiedad de la radiación de respetar hasta cierto punto los tejidos normales permite el tratamiento de tumores en localizaciones donde no es posible la cirugía por la proximidad de tejidos vitales o porque el tumor ha empezado a infiltrar estructuras adyacentes que no pueden ser sacrificadas. La radioterapia también se emplea con frecuencia como tratamiento paliativo, sobre todo en las metástasis. La aplicación de la radioterapia puede ser útil como coadyuvante a la cirugía. La radiación preoperatoria puede esterilizar las células tumorales con rapidez, impidiendo su diseminación en el acto quirúrgico. También puede disminuir la masa tumoral facilitando la cirugía, o transformando un tumor inoperable en otro operable. En otros casos la radioterapia se emplea en el postoperatorio.


A veces la radioterapia genera efectos secundarios, que dependen principalmente de la dosis y del tipo de radiación que usted reciba, así como de la parte de su cuerpo que sea tratada. Por ejemplo, la radiación a su abdomen le puede causar náuseas, vómitos y diarrea. Su piel en el área tratada puede ponerse roja, seca y sensible. También se le puede caer el pelo del área tratada. Es posible que se sienta muy cansado durante la radioterapia, especialmente en las últimas semanas de tratamiento. Descansar es importante, si bien los médicos aconsejan a sus pacientes que traten de ser lo más activos posible. Por lo general la mayoría de los efectos secundarios desaparecen con el tiempo. Mientras tanto, existen maneras para disminuir las molestias. Si usted tiene algún efecto secundario que es particularmente grave, es posible que su médico le sugiera interrumpir el tratamiento.


Pagina Principal Abril Natura   Página Principal