Dolor de Cabeza en Cúmulos
 

Es un dolor de cabeza agudo y extremadamente doloroso que tienden a presentarse varias veces al día durante meses y luego desaparecen por un período de tiempo similar. Son mucho menos comunes.
Es un dolor múltiple que afecta un lado de la cabeza (unilateral) y puede involucrar lagrimeo de los ojos y congestión nasal.  Ocurren en forma repetitiva cada día, a la misma hora, durante varias semanas y luego desaparece; se presenta en forma repentina y severa.  Se caracteriza por presentar un dolor intenso, molesto, que puede durar alrededor de una hora.  También suele presentarse en forma de ataques con una severidad que algunos le han dado el nombre de “dolor de cabeza suicida”.  Se considera que este dolor es uno de los más intensos que puede sufrir el ser humano.
El dolor de cabeza en cúmulos es común, recurrente y crónico; afecta principalmente a los hombres mayores de 30 años, con más frecuencia que a las mujeres y, aunque pueden presentarse en personas de cualquier edad, son más frecuentes entre la adolescencia y la edad madura.  No parece existir un patrón familiar en el desarrollo de las cefaleas en brotes.

a)  Causas, Incidencia y Factores de Riesgo
El consumo de bebidas alcohólicas puede ser el desencadenante de la crisis, al igual que una carencia de oxígeno (por ejemplo, a elevadas alturas).  El episodio empieza casi siempre de repente y concluye al cabo de una hora.  A menudo se inicia con picor o destilación de una fosa nasal y sigue con dolor agudo en el mismo lado de la cabeza, extendiéndose alrededor del ojo.  El párpado del mismo lado puede estar más caído después de la crisis y a menudo la pupila se contrae.  La crisis se manifiesta en grupos, forma varias crisis que pueden variar de dos episodios por semana a varios durante el mismo día.  La mayoría de los episodios de cefalea en cúmulos tiene lugar a lo largo de 6 a 8 semanas, en ocasiones incluso más tiempo, seguidos de intervalos sin dolor durante varios meses antes de que el trastorno vuelva a reaparecer.  El inicio es repentino y se presenta con más frecuencia durante la fase de sueños, cuando la persona duerme.  Algunas de las personas que tienen estos problemas son grandes fumadores.
No se ha encontrado una causa específica de este trastorno, aunque parece estar relacionado con una liberación súbita de histamina o de serotonina por parte de los tejidos corporales.  A veces es confundida con sinusitis, migraña o patología dental.  De ahí que los pacientes no reciban el tratamiento adecuado, o lo reciban demasiado tarde.

b)  Síntomas
Inflamación debajo o alrededor de los ojos (por lo general, en un ojo de los ojos; en el mismo lado del dolor de cabeza)
Lagrimeo excesivo (del lado afectado)
Ojo rojo (del lado afectado)
Rinorrea (secreción nasal) o congestión nasal (suele ocurrir en un solo lado de la nariz, del mismo lado del dolor de cabeza)
Cara sonrojada, enrojecida.
Dolor de cabeza, de inicio repentino.  Suele comenzar a las 2 ó 3 horas después de quedarse dormido.  Dolor agudo y constante en la region periorbital o temporal.  Se presenta característicamente en un solo lado de la cabeza.
Puede ocurrir en o alrededor del ojo.
Puede abarcar un lado de la cara, desde el cuello hasta la sien.
El dolor empeora rápidamente, llegando a su pico al cabo de 5 a 10 minutos.
El pico de dolor puede durar alrededor de una hora.

c)  Signos y Exámenes
Las cefaleas en brotes pueden ser diagnosticadas por un médico tomando como base los síntomas y el examen físico.  Es posible que haya que realizar exámenes para descartar otras causas de los síntomas.  El examen generalmente no muestra efectos neurológicos específicos a excepción del síndrome de Horner (párpado caído o pupila pequeña de un solo lado) durante el ataque que no está presente entre un episodio y otro.  Esto puede evolucionar y convertirse en un síndrome de Horner persistente.
Se puede llevar a cabo una IRM de la cabeza para descartar otra patología.

d)  Tratamiento
El tratamiento no cura las cefaleas en brotes y su meta es aliviar los síntomas.  Para aliviar los síntomas se deben seguir varias reglas; evitar el cigarrillo, el alcohol, los alimentos específicos y otros factores que puedan provocar las cefaleas en brotes.
Llevar un diario de la cefalea puede ayudar a identificar los factores que provocan las cefaleas en brotes.  Cuando ocurre el dolor de cabeza, se debe registrar la fecha, la hora y hacer una lista de las actividades y las sustancias utilizadas o consumidas durante las últimas 24 horas, además de cualquier otro factor que parezca significativo.
Los analgésicos no suelen aliviar el dolor provocado por una cefalea en brotes, ya que su acción es generalmente demorada y la cefalea suele haber desaparecido cuando hacen efecto.
Para algunas personas, la inhalación de oxígeno al 100% suele aliviar la cefalea en brotes, sobre todo si son frecuentes y ocurren principalmente por la noche.
Se pueden necesitar medicamentos múltiples o combinaciones para controlar los síntomas de este tipo de cefalea.  Debido a la variación en las respuestas a los medicamentos, es posible intentar con varios medicamentos antes de encontrar la combinación adecuada.  La respuesta puede variar con el tiempo, por lo que un medicamento o combinación de medicamentos que fue efectivo antes puede no tener el mismo efecto tiempo después.
El maleato de metisergida puede ayudar a aliviar el dolor y a prevenir ataques, pero también puede tener efectos secundarios severos.
Para tratar o prevenir los síntomas se pueden utilizar otros medicamentos tales como:
Antihistamínicos
Indometacina
Carbonato de litio
Antagonistas del calcio
Propranolol
Amitriptilina
Verapamilo
Metisergida
Ciproheptadina
Todos los medicamentos preventivos se deben disminuir lentamente durante los períodos de remisión (sin cefalea).
Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, pueden dar alivio a corto plazo a algunas personas con cefaleas en brotes, pero no se aconseja su uso prolongado debido a los efectos secundarios.
En raras ocasiones, se puede recomendar cirugía en ciertas células nerviosas cerca del cerebro, si los medicamentos no resultan efectivos.

e)  Complicaciones
Interferencia con el estilo de vida.

f)  Efectos Secundarios de los Medicamentos  (ver el medicamento específico)
Debilidad muscular permanente en partes de la cara o de la cabeza después de la cirugía.
Disminución de la sensibilidad en partes de la cara o de la cabeza después de la cirugía.
Síndrome de Horner (no es un problema de salud, pero puede ser incómodo por los efectos estéticos)

g)  Situaciones que Requieren Asistencia Médica
Se debe buscar asistencia médica si las cefaleas en brotes no responden al tratamiento, si los dolores de cabeza afectan el sueño, si son causadas cuando la persona está activa o si están acompañadas de otros síntomas.

Los síntomas de emergencia abarcan somnolencia, cambios en la visión, cambios en el movimiento o en la sensibilidad, convulsiones, cambios en la agudeza mental, al igual que náuseas o vómitos.
Pagina Principal Abril Natura   Página Principal