LA FLACCIDEZ EN LA PIEL

La flaccidez se produce por el deterioro de las fibras de elastina y colágeno de la dermis, que son las responsables de mantener la firmeza y elasticidad de la piel. El efecto antiestético puede ser empeorado por la pérdida del tono muscular.


Éste es un fenómeno que se asocia con la edad. Suele comenzar a hacerse evidente entre los 30 y 35 años, y se hace más pronunciado hacia los 40. Este es el tipo de flaccidez habitual, asociada con la edad y que se da en todas las mujeres.


Un caso particular es el que se produce cuando se agrega una gran disminución del peso corporal.


El tratamiento varía en cada caso, en función del grado, ubicación, antecedentes y estado de salud de cada persona.


Recomendaciones:
- Trate de llevar una dieta rica en fibras e hidratos de carbono compuestos, como cereales, frutas y verduras, y pobre en azúcares simples y grasas.
- Realice ejercicios físicos, como caminar, subir escaleras, ejercicio muscular con sobrecarga, y gimnasia localizada cuando el problema se concentra en piernas, abdomen y brazos.
- Practique o acuda a un centro donde le realicen masajes.


Tratamiento:
- Para fortalecer la parte inferior de las mejillas, evitar la flacidez y definir mejor el contorno del rostro cierre los labios, dé la sonrisa más forzada que pueda y repítalo cinco o seis veces.
- La manzana se utiliza para realizar masajes en las zonas fláccidas. Mezcle ½ vaso de zumo de manzana con medio vaso de zumo de melón. Masajear las partes blandas.
- La avena se emplea para dar firmeza al rostro. Realice una mascarilla con harina de avena y miel de abeja en partes iguales. Añadir 1 yema de huevo a la mezcla. Aplíquesela en el rostro, dejándola actuar durante 45 minutos. Retire con agua fría.
- Lleve un tratamiento localizado con aparatos electrónicos. Aunque su efectividad no está realmente comprobada, es bueno llevarlo a cabo.

- Tratamiento cosmético, con cremas reductoras y afirmantes.

Pagina Principal Abril Natura Página Principal