LIMPIEZA DEL CUTIS

La contaminación y el estrés impiden muchas veces tener un cutis resplandeciente. Pero, a pesar de todo ello, la limpieza del rostro es una rutina que se debe seguir tanto por higiene como para mantener el cutis más joven y luminoso.


Una piel sin impurezas aprovecha mucho más fácilmente los beneficios de cualquier producto, por lo que es muy recomendable cuidar el cutis diariamente. Así, las distintas marcas de cosmética nos ofrecen diferentes métodos para tener un cutis fresco y bonito. En realidad, la limpieza del cutis es muy sencilla. Puede elegir haciéndola Ud. misma o ponerse en manos de profesionales en la materia.


En principio; lávese bien el cutis con agua; luego, aplicarse un exfoliante que elimine la grasa y las impurezas. El objetivo de todos los productos que utilicemos será limpiar, desintoxicar y tonificar la piel. Utilice siempre gels y cremas que se adapten a la textura de su piel, ya sea normal, grasa, mixta o seca.


Limpiarse el cutis una o dos veces al día es muy importante pero más de dos no es recomendable, a menos que su piel sea muy grasa y vivas en climas calientes. Si limpia su cutis más de dos veces al día corre el riesgo de: Si tiene la piel seca, ésta se seca aun más con los productos limpiadores. Si tiene la piel grasa, las glándulas se estimulan y actúan segregando más aceite, o sea la piel se vuelve más grasosa.


La limpieza de cutis nocturna es muy importante, la limpieza matutina es deseable para eliminar los aceites naturales segregados durante la noche pero si tu piel es seca o sensitiva puedes usar solo agua.


a) Implementos para una Limpieza de Cutis:
Según las necesidades de cada persona, se puede emplear lo siguiente:

- Agua:
Ideal para pieles grasas.
Solamente con pasar sobre el cutis una esponja o un trozo de algodón impregnado con agua, retirará el maquillaje y la suciedad, además de darle una agradable sensación de suavidad y frescura.

- Crema:
Recomendable para cutis seco, por eliminar el maquillaje en forma agradable y efectiva debido a que se desliza fácilmente sobre la epidermis.
El mercado ofrece también las catalogadas como exfoliantes, las que se aplican mediante suave masaje sobre el cutis ligeramente húmedo. Esto permite la eliminación de células muertas y otras impurezas, desintoxica y revitaliza la piel, tejido que inmediatamente luce transparente y se torna terso.

- Gel:
Al untarse en el cutis forma espuma, el que al ser retirada con agua desprende las impurezas de la piel gracias a sus efectivos extractos limpiadores.

- Jabón de Avena:
Sus ingredientes lubricantes y emolientes que suavizan la piel, ayudan a combatir y prevenir la resequedad.
Se puede usar diariamente para eliminar el maquillaje y limpiar profundamente el cutis.

- Leche:
Cosmético líquido o semifluido que elimina el maquillaje, suciedad y células muertas.
Muy recomendable para cutis normal o seco.

- Loción:
Es una solución a base de agua con propiedades limpiadoras y antisépticas, es decir, impide el desarrollo de bacterias.

- Toallitas Desmaquilladoras:
Elaboradas con un tejido especial muy suave e impregnadas de sustancias que disuelven los restos de cosméticos y contaminantes adheridos a la piel.
Regulan la secreción de sebo y destapan los poros.

- Tónicos:
Fórmula ligera, fluída y fresca que limpia delicadamente la piel sin necesidad de frotar.

b) Pasos a seguir para una Limpieza de Cutis:
La base de una buena piel y de cualquier tratamiento de belleza exitoso es la limpieza profunda de la piel.


Cumplir cada noche con la disciplina de despojar al cutis de los restos de maquillaje y de las impurezas recogidas durante el día como el polvo, el smog, debe ser un hábito diario; de higiene desde temprana edad, incluso para aquellas personas que no utilizan maquillaje. Además, durante la adolescencia surgen cambios hormonales que, comúnmente, producen el llamado acné juvenil, y que con una limpieza adecuada puede atenuarse.


- Desmaquillar el cutis:
Saber elegir el desmaquillante adecuado es de gran importancia para lograr muy buenos resultados; igualmente, la forma de uso de éste, lo es también. A continuación, algunas recomendaciones:
Para facilitar su aplicación; retire el cabello del cutis mediante una pinza que lo sostenga o colocando una banda. Luego, aplique el producto en cantidad moderada y uniformemente en frente, nariz, mentón, mejillas, pómulos y cuello con las yemas de los dedos. Se recomienda realizar masaje lento y profundo con movimientos circulares, presionando ligeramente con la yema de los dedos. Para retirar el desmaquillante utilice pañuelos faciales o una toalla húmeda.
No olvide que el proceso de desmaquillarse debe efectuarse al concluir la jornada diaria o si nuevamente requiere emplear cosméticos en el rostro, pues no hacerlo así puede tener resultados indeseables.

- Desmaquillar los Ojos:
Realícelo con mucha precaución. Deberá emplear un producto específico para esta zona, el cual deberá impregnar abundantemente en un disco de algodón para posteriormente pasarlo sobre el párpado ejerciendo leve presión, sin dar tirones a la piel, repitiendo la operación hasta que el maquillaje haya desaparecido completamente. A continuación se pasa un pañuelo facial por las pestañas, levantándolas desde su raíz hasta la punta.

- Desmaquillar la Boca:
Retire el maquillaje con un trozo de algodón impregnado de crema desmaquilladora especial para labios, desde la comisura hacia el interior para no manchar el resto del rostro con el color del lápiz labial.

c) Limpieza Profunda de Cutis:
Lo ideal es hacerse una limpieza profunda de cutis una vez por semana. Son las bases para tener la cara, el cuello y el escote en óptimas condiciones. Los pasos del cuidado de la piel, tanto diurnos como nocturnos, exigen constancia. Una vez que esta rutina diaria se cumple es el momento de preguntarse qué más se puede hacer para estar mejor.
Las opciones para el cuidado diario son muy variadas, por lo que se aconseja simplificar la rutina, de modo que sea posible cumplirla.

- Paso 1:
La limpieza diaria es necesaria para remover de la piel sustancias contaminantes, partículas de polvo ambiental, químicos, aceites, bacterias, cosméticos, sebo, células muertas y sudor. En horas de la mañana se realiza una limpieza suave y por la noche debe ser más profunda y dedicada, para retirar los excedentes de maquillaje, así como el polvo y la suciedad del día (es imprescindible sacar el maquillaje para que la piel respire y no se tapen los poros). Se puede limpiar con algodón, una toallita suave, o con papel tissue en la zona de los párpados. Se comienza con una loción o crema limpiadora para remover el maquillaje, por la noche. Después lavar ligeramente con agua y jabón para remover los residuos de aceite de la crema limpiadora. Sólo una vez al día lavar la cara con un limpiador indicado: jabones faciales para piel normal y, oleosos para piel seca. El agua del lavado debe ser tibia.

- Paso 2:
Completar la limpieza, para eliminar residuos de productos limpiadores. Para pieles grasas, con un alto índice de excreción de sebo, son indicados los enjuagues con lociones astringentes o con pads limpiadores humectantes con alcohol. En tanto, para pieles normales o secas, un enjuague con agua termal o con productos para piel sensible.

- Paso 3:
Luego de limpiar, en horas de la mañana, se aplica una crema humectante (con antioxidantes, vitaminas E y C, colágeno o elastina). La humectación sirve para recomponer o retrasar la pérdida de agua. Por la noche, agregar una sustancia de acción antiedad (el ácido glicólico de acción hidratante ayuda a la síntesis de colágeno; mandélico para cutis sensible y pigmentado, o retinoico, que afina las secuelas de acné). Si hace falta poner énfasis en la hidratación, en una piel joven de unos 30 años, alcanza con vitamina A. Los labios deben humectarse por la noche, especialmente si se duerme con la boca abierta.

- Paso 4 (Opcional):
En ciertos casos puede hacerse una exfoliación semanal, con una crema con gránulos que sólo se aconseja en pieles que no se irritan. Los productos exfoliantes solamente remueven las células superficiales y no modifican el proceso de envejecimiento. De día, el paso opcional es un protector solar durante todo el año, si la piel está demasiado dañada. Otra opción para agregar al cuidado periódico son las máscarillas, que no penetran en la piel. Su efecto es superficial: ayudan a dejar la piel más limpia, suave y humectada durante algunos minutos u horas.

- Según el Tipo de Piel:
La textura elegida para limpiar y humectar varía si se tiene piel grasa, normal, mixta o seca. Para las dos primeras sirve un gel; si se pasa a una adolescencia con una piel demasiado seborreica, corresponde una loción astringente o un jabón secante indicado por el dermatólogo. Para una piel mixta con tendencia seborreica, una emulsión o gel, alternando para que ésta no se seque ni se engrase. Para piel seca o para una posmenopáusica, se acepta una crema con mayor contenido graso. La piel seca también puede limpiarse con un jabón de glicerina neutro, sin perfume, comprado en una farmacia. Las lociones de limpieza se adaptan a cualquier tipo de piel. Para retirar el maquillaje de los ojos, usar cremas o emulsiones de limpieza grasas, indicadas para párpados y labios. Estas emulsiones sirven para limpiar las pestañas sin que éstas se caigan.

- Por las Noches:
Todo lo que se coloca en la piel a esa hora permanece por más tiempo, pudiendo así actuar mejor, dado que el principio activo no es arrastrado por el viento ni por el sol.

- Periódicamente:
Cada cuarenta días es recomendable acudir a un centro de belleza para realizar una limpieza de cutis más profunda, con drenaje linfático si se retienen líquidos. Si uno tiene rosácea, el drenaje linfático se puede repetir cada quince días porque blanquea.

d) Ejercicios a realizar después de una Limpieza

de Cutis:
Después da haber realizado una limpieza facial, realizará una serie de ejercicios que le ayudarán a reafirmar los músculos del rostro. No le tomará mucho tiempo; tan solo 5 – 6 minutos realizarlos.

- Para la frente:
Vamos a poner los dedos índice de ambas manos sobre las cejas. Ahora, trate de arrugar su frente oponiendo severa resistencia hacia abajo con sus dedos.

- Para las arruguitas del enojo:
Con los dedos en el mismo lugar, tratemos de estirar la piel en dirección hacia las sienes. Esto ayudará a las arrugas que se nos forman entre las cejas que nos dan un aspecto de enojada.

- Para todo el rostro:
Abra la boca lo más que pueda y en esta posición decimos todas la vocales (a - e- i –o - u).

- Para la papada:
Levante su cabeza pero no demasiado. Ahora, coloque su dedo índice entre los dientes y empuje su lengua contra el paladar con fuerza sin abrir más la boca.

Pagina Principal Abril Natura Página Principal