SIDA todo lo que debes saber del virus VIH

El virus que ataca al sistema inmune, causas de transmisión, periodo de infección, síntomas, diagnóstico y tratamientos.
El sida no tienes cura hasta el día de hoy, pero si se puede controlar con medicamentos y con productos que ayuden a fortalecer el sistema inmunológico, productos naturales como la uña de gato deben ser un complemente en el tratamiento de esta enfermedad. El SIDA es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que debilita al sistema de defensas del cuerpo humano.
remedios-naturales 2017-03-27 12:36:36

Índice de contenido

  1. El VIH y el sistema inmunológico
  2. Causas de transmisión
  3. Comportamiento de Alto Riesgo a la Infección
  4. Períodos de la infección del VIH/SIDA
  5. Síntomas del VIH/SIDA
  6. Síntomas posteriores a la Enfermedad
  7. Diagnóstico del SIDA
  8. Tratamiento médico del sida
  9. Medicamentos para el tratamiento del SIDA
  10. Reducción del riesgo de adquirir el VIH/SIDA
  11. Alimentos y plantas para fortalecer el sistema inmunológico
  12. Día mundial de la lucha contra el SIDA – 01 de diciembre
  13. Referencias

Este virus deja a la persona expuesta a infecciones y a algunos tipos de cáncer. Es una enfermedad moderna que apareció en 1981. Produce una infección generando un daño crónico y prolongado al sistema inmunológico (sistema de defensa) del organismo del ser humano, destruyendo a los glóbulos blancos denominados linfocitos, que constituyen parte fundamental de este sistema, interfiriendo en la capacidad del cuerpo de luchar efectivamente contra los virus, bacterias y hongos. La infección por VIH hace que la persona sea más susceptible a infecciones que normalmente el cuerpo humano puede resistir como la neumonía, la meningitis y cierto tipo de cáncer. Es uno de las enfermedades modernas más devastadoras, para el año 1995 ya estaban infectados 18 millones de adultos y 2 millones de niños.

El virus del VIH y el sistema inmunológico

El Sistema Inmunológico se organiza para luchar contra las enfermedades principalmente a través del mando del linfocito T cooperador. Cuando el antígeno entra al cuerpo es reconocido por una célula presentadora de antígeno (Por ejemplo, el macrófago). Este "se come" al agente y lo procesa para enseñarle partes importantes (antígenos) al linfocito T CD4. Cuando este "ve" al antígeno se activa y produce una voz de alerta (una serie de señales químicas) que activan a la célula que le toca actuar. Este director de orquesta, gerente general del ejército, es el que "decide" en esta vía lo que se debe de hacer y quién lo debe de hacer.

Cuando el VIH entra al sistema, busca al linfocito CD4 que es a quién quiere atacar. El enemigo es inteligente y ataca al que toma las decisiones dejando indefenso al sistema que no puede actuar sin instrucciones. Cuando encuentra al linfocito T cooperador puede destruirlo o quedarse dentro de él. Cuando se queda dentro de él, además de que cambia el código genético de la célula; puede quedarse dormido, quedito; o conquistar al núcleo, que es su centro de mando, y hacerlo producir más VIH para poder exportar. Cuando ya ha producido lo que necesita destruye al linfocito y deja salir las copias que van a conquistar otros linfocitos. Cuando un linfocito CD4 es invadido, deja de funcionar por lo que se produce la enfermedad al romperse la vía.

¿Cómo se traduce el efecto microbiológico a la vida de la persona? ¿Qué es lo que le pasa al paciente, lo que siente? Cuando el Sistema Inmunológico se ha debilitado lo suficiente, el individuo va a quedarse sin una parte de su sistema de defensa, la vía que es gobernada por el linfocito CD4. En ese momento se queda a merced de infecciones oportunistas, que son infecciones que raramente ocurren en personas inmuno competentes (que tienen el sistema inmunológico bien). Algunos ejemplos de estas infecciones son la tuberculosis, la neumonía por pneumocistis carinii, la candidiasis oral o esofágica entre otras.
La forma en que el VIH ataca al Sistema Inmunológico se puede resumir de la siguiente forma:

  • El virus entra en la circulación sanguínea.
  • El virus se adhiere al linfocito.
  • La pared del virus se abre y deja al desnudo el ARN vírico.
  • El ARN vírico se transcribe en ADN, se introduce en el núcleo del linfocito y pasa a formar parte del código genético de la célula.

Luego el virus puede evolucionar de dos maneras, Una donde el virus se queda dormido o latente, y la segunda cuando el virus se vuelve activo. Cuando el virus permanece dormido, la célula T4 infectada continúa viviendo normalmente. La infección persiste sin que la persona presente síntomas. Las células T4 infectadas de esta persona pueden transmitirse (por la sangre o las secreciones sexuales) a otras personas e infectarlas. El virus del SIDA infecta también de forma crónica a otros glóbulos blancos, los macrófagos, pero no los mata. El macrófago se convierte en una especie de "caballo de Troya" que lleva oculto al invasor hasta cualquier sitio del cuerpo humano.

Cuando el virus se vuelve activo y se reproduce en la célula hasta que ésta estalla y libera un gran número de virus que infectarán a otros linfocitos T4.

Cuando una cantidad importante de células T4 del organismo ha sido destruida a consecuencia de la infección por el virus, las defensas inmunitarias del organismo se hallan debilitadas. El riesgo de aparición de los síntomas del SIDA es muy elevado.

Causas de transmisión

La causa principal para que el VIH pueda transmitirse de persona a persona siempre es por medio de un fluido que contenga el virus y una vía por donde entre al cuerpo de la otra persona. Los fluidos que pueden contener el virus son la sangre, semen, fluidos vaginales, leche materna, saliva, sudor, orina y lágrimas. Para que haya el ingreso del virus VIH SIDA tiene que haber entradas como son las rupturas (voluntarias o involuntarias) de piel o a través de membranas semipermeables como son las de la vagina, el ano, la boca. Entre más agresión exista contra la mucosa, mayores son las posibilidades de contagio. El virus VIH es muy frágil, sobrevive muy mal y muy poco tiempo fuera del cuerpo de la persona. El VIH es muy sensible al calor, ya que no sobrevive por encima de los 60º C. Por este motivo, para infectar el organismo, el virus debe de penetrar en su interior y entrar en contacto con la sangre del individuo expuesto. Las principales formas de transmisión son por contacto sexual, transmisión durante el embarazo, por contacto de sangre, etc.

  • Por Contacto Sexual: Las personas que tienen mayor riesgo de contagiarse son aquellas que no practican sexo seguro, que no son monógamas, que tienen relaciones sexuales anales y relaciones con parejas infectadas con VIH. En los países desarrollados la mayoría de los contagios son a través de relaciones sexuales con homosexuales; en cambio en África es entre heterosexuales. Las relaciones sexuales con penetración anal o vaginal, tanto si son heterosexuales como homosexuales, pueden transmitir el virus del VIH. La fragilidad natural de las mucosas genitales hace que éstas contengan, a menudo, microlesiones y microinflamaciones. La contaminación se realizará a través de las lesiones microscópicas que se producen durante la penetración porque permiten el contacto del virus presente en el semen o las secreciones vaginales, con la corriente sanguínea. La relación vaginal puede transmitir el virus VIH del hombre a la mujer, y de la mujer al hombre. Toda infección genital, sobre todo las infecciones ulcerativas, en un miembro de la pareja, aumenta mucho más el riesgo de transmisión del virus. Las relaciones anales son las más infecciosas porque son las más traumatizantes. Esto hace que la relación anal sea la de mayor riesgo. Los contactos orales-genitales pueden transmitir el VIH si hay lesiones en la boca o los genitales. La relación oral pone en riesgo a la persona que coloca la boca en los genitales de la persona que tiene el VIH. El riesgo de infección aumenta con el número de relaciones sexuales, pero una sola relación es suficiente para que una persona adquiera el VIH. Todas las prácticas sexuales que favorecen las lesiones y las irritaciones conllevan un aumento del riesgo de transmisión.
  • Por transfusión sanguínea: El contagio por transfusión sanguínea y algunos derivados de sangre podrán ser un medio de contagio del VIH, sin embargo; esta posibilidad es excepcional hoy día debido a la obligatoriedad de la prueba de detección de anticuerpos anti-VIH en todas las muestras de sangre. Sin embargo, el riesgo, aunque mínimo no puede descartarse totalmente puesto que un donador recientemente infectado puede dar un resultado negativo. Es necesario también tomar otras medidas como: No administrar transfusiones, si no son absolutamente indispensables e intentar reemplazar el plasma con otros productos. Las jeringas y agujas contaminadas si se comparten, pueden transmitir el VIH. Esto sucede entre los consumidores de substancias inyectables que se punzan con la misma aguja o jeringa. El VIH se transmite a través de la pequeña cantidad de sangre que queda en la jeringa o en la aguja después de ser utilizada. El riesgo de la infección no está en el consumo de una droga particular sino en la práctica de compartir agujas y jeringas contaminadas. Los trabajadores de la salud que han sufrido una exposición accidental al punzarse con agujas contaminadas con sangre o con fluidos del cuerpo de personas infectadas, se estima que el riesgo de infección de estos trabajadores está entre 0 y 0.76% sin embargo; estos accidentes deben de reportarse de inmediato para que se lleve a cabo una valoración médica y de acuerdo a un protocolo establecido decidir si requiere o no tratamiento preventivo con antirretrovirales. Los instrumentos que sirven para perforar la piel como lo son las agujas de acupuntura, tatuaje, perforación de orejas, deben de desinfectarse cada vez que se utilicen, al igual que los instrumentos de cuidados corporales como lo son las tijeras de peluquero o el equipo de manicura.
  • Transmisión durante el embarazo: Las madres que tienen alto riesgo de infectarse con VIH SIDA son mujeres casadas con hombres bisexuales o con hemofilia, hombres que usan drogas por vía intravenosa; y por mujeres que viven en zonas con elevadas tasas de infección del VIH SIDA. Al trasmitirse la infección el VIH puede cruzar la barrera placentaria. La barrera placentaria, es una barrera formada por acción química para proteger al feto contra las enfermedades, o puede contaminarse durante el parto. Por lo tanto, el feto también puede contraer el VIH. Una mujer seropositiva tiene de un 20 a un 50% de posibilidades de tener un hijo infectado. Después del nacimiento, el amamantamiento es una fuente potencial de contaminación. De momento se recomienda a las madres seropositivas que no amamanten a sus hijos. El diagnóstico del bebé se hace, en la mayoría de los casos, antes del primer año de vida.

 Comportamiento de Alto Riesgo a la Infección

Los siguientes comportamientos tienen el más alto riesgo de infección por VIH y posible desarrollo de SIDA, por lo tanto, es sumamente recomendable hacerse la prueba del VIH:

  • Hombres homosexuales sexualmente activos.
  • Hombres bisexuales y sus parejas.
  • Usuarios de drogas intravenosas y sus parejas sexuales.
  • Personas que comparten agujas (para uso de drogas vía IV, tatuajes o aretes)
  • Heterosexuales con más de una pareja sexual.
  • Personas que reciben transfusiones de sangre o productos derivados de la sangre, especialmente personas que reciben transfusiones de emergencia con sangre sin verificar y personas que reciben transfusiones en países donde la sangre no se verifica escrupulosamente.
  • Inmigrantes de áreas con numerosos casos de SIDA (tales como Haití y el este de África central)
  • Personas que tienen relaciones sexuales con cualquiera de los grupos mencionados anteriormente.
  • Personas que tienen relaciones sexuales con alguien que tenga infección por VIH.
  • Bebés nacidos de madres que estén infectadas por VIH.
  • Evitar la exposición a la sangre de lesiones , hemorragias nasales , etc...

Períodos de la infección del VIH/SIDA

Una persona infectada por VIH SIDA tiene varios periodos de infección antes de morir. Es necesario un tiempo para que el virus se desarrolle y produzca el debilitamiento del sistema inmunológico característico de la enfermedad. Este tiempo se ha dividido en tres períodos para fines académicos y del trabajo en prevención. La duración de los períodos depende de cada organismo y de los cuidados que tenga la persona, entre otros. Los tiempos son variables. En todos los períodos la persona puede infectar a otras personas.

  • Síndrome Retroviral Agudo: El síndrome retroviral agudo es un término que describe un grupo de síntomas que se parecen a una mononucleosis (una enfermedad aparentemente benigna y poco definida que incluye fiebre y aparición de ganglios palpables en varias regiones del cuerpo). Un 50 - 65% de las infecciones agudas por el VIH se presentan como cuadros agudos de mononucleosis infecciosa. Ocurre en las primeras semanas después de la infección y se caracteriza por una carga viral (el conteo del virus en la sangre) alta y una disminución del recuento de linfocitos CD4 (células del cuerpo, integrantes del sistema de defensa: el sistema inmune).
    Otras formas de manifestación pueden ser la púrpura trombocitopénica autoinmune y la meningoencefalitis aséptica (meningitis en la que no se encuentra el germen que la causa en los exámenes). Posteriormente, la carga viral disminuye, los CD4 aumentan y se desarrolla una respuesta inmune del cuerpo contra el VIH (conocida como seroconversión), formándose los anticuerpos contra VIH.
  • Período Asintomático o de latencia: Una vez que el VIH ha penetrado en los ganglios del paciente durante la etapa del síndrome retroviral agudo, la enfermedad puede quedar latente por 10 años o más, antes que se presenten los síntomas avanzados de la enfermedad. Clínicamente, los pacientes cursan por un período en el que no hay síntomas. La duración de la progresión del VIH, es decir el periodo entre la infección primaria y la aparición del SIDA, es variable. En un estudio clásico, realizado en hombres homosexuales, este periodo fue de 9.8 años. Sin embargo, algunos individuos pueden progresar rápidamente a SIDA (en menos de 5 años) y otros, llamados progresores lentos, pueden permanecer asintomáticos y sin problemas en el sistema inmune por muchos años, sin recibir tratamiento. 
  • Período Pre-SIDA: Después del periodo asintomático, ocurre un progresivo aumento de la carga viral, así como la disminución de los CD4. El individuo infectado puede presentar diarrea crónica, linfadenopatía generalizada (aparición de ganglios palpables por todo el cuerpo), fiebre sin causa conocida, baja de peso, así como candidiasis oral (hongos en forma de algodones blancos en el paladar). A este periodo de síntomas tempranos de 1 mes de evolución se le llama periodo pre-SIDA.
  • Período SIDA: Es la etapa final o Terminal del SIDA, marcado por una disminución importante del número de linfocitos CD4 (menos de 200 células / mm3), seguida de un aumento de la frecuencia del número de infecciones oportunistas y cáncer. Las infecciones oportunistas son las que aparecen en el cuerpo del paciente, aprovechando las debilidades del sistema de defensa o sistema inmunológico. La probabilidad de que un individuo VIH positivo, desarrolle infecciones oportunistas está influenciada por varios factores. El conteo de CD4 parece ser la medida más útil para medir la inmunocompetencia celular del huésped y juega un rol muy importante en la infección por el VIH. El periodo de sobrevida después de la aparición del SIDA es de 12 a 18 meses.
    En esta etapa aumenta el riesgo de las infecciones oportunistas, que entran en los pacientes con VIH a través de microorganismo infecciosos como los hongos que pueden generar candidiasis o meningitis; por protozoos generando neumonía; por microbaterias que generan tuberculosis; por bacterias que generan lesiones en la piel y en tracto digestivo; y por virus generando citomegalovirus, herpes simple, varicela zoster y virus de Epstein barr.

Síntomas comunes de una persona con SIDA

La detección del SIDA provoca en los pacientes una serie de síntomas, trastornos emocionales, nerviosismo, irritación, angustia, depresión, excesiva preocupación por los síntomas, etc. Otros tienen pensamientos de muerte, procesos maníacos-depresivos, retraimiento social, depresión, ideas suicidas, etc. Los síntomas en general no aparecen por algunos años. Otros pueden experimentar algunos síntomas en un lapso de 6 a 8 semanas después de haber sido infectado. Durante esta infección aguda de VIH, el virus se reproduce rápidamente y el sistema inmunológico del cuerpo está montando una defensa. El virus fácilmente puede transmitirse a otras personas durante este período. Los síntomas iniciales pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Fatiga extrema e inexplicable.
  • Inflamación de los nódulos linfáticos en las axilas, el cuello o en la ingle.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos seca.
  • Sudores nocturnos.
  • Sarpullido.

Después de que estos síntomas iniciales desaparecen, puede que no haya síntomas por meses o años, dependiendo de su estado de salud y sus elecciones en su estilo de vida. Pueden pasar hasta 10 años antes de que una persona desarrolle los síntomas del VIH. Mucha gente ha tenido el virus por períodos incluso más grandes sin desarrollar los síntomas. Aunque no haya síntomas, el virus se está multiplicando y dañando al sistema inmunológico y puede estar contagiando a alguien más. Una vez que el virus debilita lo suficiente al sistema inmune, pueden ocurrir los siguientes síntomas en el transcurso de 1 a 3 años:

  • Inflamación de las glándulas linfáticas por todo el cuerpo.
  • Fatiga.
  • Infecciones por hongos en la boca, uñas de las manos y en los pies.
  • Infecciones vaginales repetidas (cándida y tricomonas).
  • Desarrollo de muchas verrugas.
  • Exacerbación de padecimientos previos, como eczema, psoriasis, infección por herpes.
  • Herpes.
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Pérdida de peso.
  • Diarrea crónica.
  • Pérdida de la memoria.

Una vez que el VIH ha progresado a SIDA, el sistema inmune se ha vuelto bastante débil y es propenso a infecciones oportunistas - infecciones que las personas con un sistema inmune normal generalmente no padecerían. Estas infecciones ocurren en personas con SIDA porque el sistema inmune no es capaz de combatirlas.

Los ejemplos de infecciones oportunistas y otras complicaciones de SIDA incluyen:

  • Aftas (un crecimiento excesivo de cándida).
  • Neumonía (particularmente neumonía Pneumocistis carinii).
  • Infecciones invasivas por hongos (que resultan en infecciones cerebrales y/o pulmonares).
  • Infección de toxoplasmosis.
  • Tuberculosis.
  • Infección viral cerebral.
  • Sarcoma de Kaposi.
  • Linfoma.
  • Cáncer cervical.
  • Enfermedad ocular debido a infección de citomegalovirus.
  • Infecciones intestinales, especialmente debido a Shigela, Salmonela y Campilobacter.
  • Pérdida de peso severa (síndrome del desperdicio).
  • Sarpullidos severos en la piel.
  • Reacciones a medicamentos.
  • Problemas psiquiátricos, incluyendo depresión y demencia.
  • Falta de aliento.
  • Toser con esputo teñido de sangre.
  • Problemas para tragar.
  • Confusiones y olvidos.
  • Diarrea severa.
  • Náusea y vómito.
  • Pérdida de la visión.
  • Severos dolores de cabeza.
  • Coma, pero sólo en casos severos de infecciones virales cerebrales o casos terminales.
  • Enrojecimiento, puntos cafés o morados en la boca o en la piel.

Algunas personas presentan síntomas poco después de haberse contagiado. En promedio, demora más de diez años para que se presenten síntomas.

Hay varias etapas en la enfermedad por VIH. Con frecuencia, el primer síntoma de la enfermedad por VIH es la inflamación de los ganglios linfáticos de la garganta, axila o ingle.

Otros síntomas tempranos de la enfermedad son: Fiebre moderada, dolor de cabeza, fatiga y dolores musculares. A veces duran solamente algunas semanas.

Síntomas posteriores a la enfermedad

  • Una capa espesa y blanquecina en la lengua o en la boca (candidiasis bucofaríngea) causada por una infección por levaduras que a veces aparece junto con dolor de garganta.
  • Infecciones vaginales graves o recurrentes por levaduras.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica crónica o grave e infecciones frecuentes como el herpes zoster.
  • Períodos de fatiga intensa y sin causa aparente, a veces también con dolor de cabeza y mareos.
  • Pérdida rápida de peso de más de 10 libras que no se debe a un aumento de la actividad física ni a dietas.
  • Mayor facilidad para lastimarse.
  • Largos períodos de diarrea.
  • Fiebres recurrentes y/o sudoración nocturna.
  • Hinchazón o endurecimiento de las glándulas de la garganta, axila o ingle.
  • Períodos prolongados de tos seca e intensa.
  • Dificultades cada vez mayores para respirar.
  • Aparición de formaciones descoloridas o violáceas en la piel o dentro de la boca.
  • Sangrado sin causa aparente de formaciones en la piel, de las membranas mucosas o de cualquier orificio del cuerpo.
  • Sarpullidos de la piel recurrentes o inusuales.
  • Adormecimiento intenso o dolor de manos o pies, pérdida del control muscular y de los reflejos, parálisis o pérdida de la fuerza muscular.
  • Alteraciones mentales, cambios de personalidad o deterioro de las facultades mentales.

Diagnóstico del SIDA

Para diagnosticar el SIDA se usan métodos de laboratorio para determinar si existen anticuerpos al VIH. Primero se efectúa la llamada ELISA; Si ésta resulta positiva se debe hacer una confirmatoria llamada Western Blot. Internacionalmente está aprobado que existe un diagnóstico de VIH cuando existen dos pruebas de ELISA sucesivas con resultado positivo o cuando una prueba de Western Blot muestra dos o más bandas positivas como confirmación. La inmunoblot es una sofisticación del Western blot. Las pruebas de detección deben realizarse de manera voluntaria, anónima y los resultados de las mismas deben ser manejados con absoluta discreción. A continuación, le damos mayor detalle sobre cada prueba de detección:

  • Prueba de Elisa “Enzyme Linked Immuno Sorbent Assay”: Es la prueba que se hace la mayoría de posibles pacientes del SIDA. Sus siglas en inglés significan Ensayo Inmuno Enzimático Absorbente. Estudio inmunológico de laboratorio por medio de reactivos para detectar diversos gérmenes, tales como virus o protozoarios, mediante la detección de anticuerpos específicos contra ellos o alguno de sus antígenos. Consiste en mostrar por una reacción coloreada, la presencia de moléculas que se ligan de manera específica a las proteínas purificadas del VIH. En el caso del SIDA es empleada para detectar anticuerpos contra el VIH. Consiste en mostrar por una reacción coloreada la presencia de moléculas que únicamente se unen a las proteínas purificadas del VIH combinando los antígenos purificados. En caso de resultar positiva debe hacerse una confirmatoria llamada Western Blot. Puede haber resultados falsos positivos o falsos negativos. La prueba de ELISA se utiliza también para la detección de otras enfermedades. Su adecuación para la detección de anticuerpos VIH-2 fue perfeccionada y comercializada a partir de 1986. La prueba de ELISA no establece un diagnóstico de SIDA ni es un pronóstico del avance de la enfermedad. Esta prueba se usa no sólo para detectar la presencia del VIH en personas, sino para analizar los paquetes de sangre y sus derivados que se manejan en los bancos de sangre.
  • Prueba de Western Blot: Prueba confirmatoria de la presencia en la sangre de anticuerpos al VIH. Se emplea después de que una prueba de ELISA ha dado un resultado positivo. Es más confiable que la ELISA, ya que detecta de 8 a 10 anticuerpos VIH contra uno que detecta la de ELISA, pero es más difícil y costosa.
  • Conteo celular CD4+T: Esta prueba de sangre se usa para evaluar el estado de su sistema inmune.
  • Examen de carga viral: Esta es una prueba que mide la cantidad de VIH en su sangre.
  • Otras pruebas de sangre: Si usted está infectado con el VIH, pueden prescribirse exámenes adicionales para revisar la presencia de otras infecciones relacionadas con la sangre.

Tratamiento médico

Actualmente existen guías para el tratamiento con medicamentos antiretrovirales en personas con VIH. El propósito de los medicamentos antiretrovirales es reducir la cantidad de virus en la sangre hasta tener niveles bajos o no detectables, aunque esto no significa que el virus haya desaparecido. Esto generalmente se logra con la combinación de tres o más medicamentos.
Las guías del tratamiento enfatizan la importancia de calidad de vida. Por lo tanto, la meta del tratamiento de SIDA es encontrar el tratamiento más sencillo que tenga pocos efectos colaterales.
La respuesta al tratamiento se mide por niveles del VIH en sangre (carga viral). Estos niveles deben ser medidos al inicio del tratamiento y cada 3 a 4 meses.
El tratamiento incluirá:

  • Pruebas de laboratorio para ver el funcionamiento del sistema inmunológico: Para medir la cantidad de VIH presente en su sangre, y para detectar infecciones u otros problemas médicos.
  • Tratamiento antiviral: Como con medicamentos zidovudina (también llamada ZDV o AZT), didanosina (ddl), lamivudina (3TC), y los inhibidores proteasa más nuevos.
  • Exámenes dentales regulares: Porque las personas que resultan con VIH positivo tienen un alto índice de anormalidades en la boca, incluyendo enfermedades de las encías.
  • Tratamiento preventivo de enfermedades: Sí, tratamiento preventivo para enfermedades tales como: Neumonía por Pneumocistis carinii (PCP), tuberculosis, toxoplasmosis (también deberá evitar la carne cruda y las cajas con arena para gatos), tétanos, hepatitis B, neumococo, influenza.
  • El conteo de células de linfocitos CD4: El conteo de células de linfocitos es una prueba de laboratorio importante. Las células CD4 son un tipo de célula blanca. Son el mejor indicador de qué tan bien está funcionando el sistema inmunológico de una persona con VIH positivo. Si el primer conteo de células CD4 es mayor a 600 por microlitro de sangre, la prueba deberá repetirse cada 6 meses. Cuando el conteo empiece a disminuir, serán necesarios conteos más frecuentes.
  • Prueba de carga viral: Esta es una nueva prueba que mide la cantidad de su VIH en la sangre. Los niveles superiores a las 10,000 copias virales por mililitro de sangre se consideran altas y generalmente requieren de tratamiento pronto.
  • El tratamiento con medicamentos para prevenir la neumonía por Pneumocistis carinii: Este tratamiento deberá iniciarse cuando el conteo de CD4 sea inferior a 200. Puede empezarse antes si usted tiene antecedentes históricos de PCP.
  • Los problemas con la visión frecuentemente son un indicador inicial de la infección oportunista en personas con VIH positivo: Dígale a su médico lo antes posible si tiene síntomas con los ojos, especialmente si se trata de visión borrosa o pérdida parcial de la visión.
  • Duración de los efectos: Los efectos completos del SIDA podrían no aparecer hasta de 5 a 10 años después de que usted haya sido infectado con el virus. Aun cuando el SIDA es una enfermedad fatal, las expectativas de vida han aumentado al continuar el desarrollo de nuevos tratamientos.

Medicamentos para el tratamiento

Cuatro tipos de medicamentos se usan para luchar contra la infección por el VIH.

Inhibidores Análogos Nucleósidos de la Transcriptasa Inversa: En los Estados Unidos también se les conoce como "nukes". Cuando el VIH infecta una célula sana necesita el ADN de la célula o las instrucciones genéticas para poder ensamblar copias de sí mismo. Estos remedios actúan bloqueando la capacidad del VIH para copiar el ADN de una célula. Sin un ADN completo, el VIH no puede ensamblar nuevas copias virales. Estas medicinas incluyen lo siguiente:

  1. Zidovudina, también conocida como AZT. (Nombre de marca: Retrovir)
  2. Didanosina, también conocida como ddl. (Nombre de marca: Videx)
  3. Zalcitabina, también conocida como ddC. (Nombre de marca: Hivid)
  4. Lamivudina, también conocida como 3TC. (Nombre de marca: Epivir)
  5. Stavudina, también conocida como d4T. (Nombre de marca: Zerit)
  6. Abacavir, también conocido como ABC. (Nombre de marca: Ziagen)

Inhibidores No Nucleósidos de la Transcriptasa Inversa: Estos medicamentos también previenen que el VIH use el ADN de una célula sana para hacer copias de si mismo, pero de una manera ligeramente diferente. Este grupo incluye las siguientes medicinas:

  1. Delavirdina. (Nombre de marca: Rescriptor)
  2. Nevirapina. (Nombre de marca: Viramune)
  3. Efivarenz, también conocido como EFV. (Nombre de marca: Sustiva)

Inhibidores de Proteasa: Estos remedios funcionan previniendo que las células infectadas liberen el VIH dentro del cuerpo. Este grupo incluye los siguientes medicamentos:

  1. Saquinavir: (Nombre de marca: Invirase)
  2. Indinavir: (Nombre de marca: Crixivan)
  3. Nelfinavir: (Nombre de marca: Viracept)
  4. Ritnonavir. (Nombre de marca: Norvir)
  5. Amprenavir: (Nombre de marca: Agenerase)

Inhibidor de Fusión: Tal es el caso de Enfuvirtide: (Nombre de marca: Fuzeon). Esta medicina trabaja previniendo la entrada del virus VIH dentro de las células sanas de su cuerpo. Este medicamento es inyectado por un médico.

Los distintos tipos de medicamentos con frecuencia se usan juntos (en combinación) para disminuir la cantidad del VIH en su cuerpo.

Cuando distintos medicamentos se combinan con el propósito de disminuir la cantidad de VIH dentro de su sangre hasta alcanzar niveles muy bajos, el régimen de tratamiento resultante se llama terapia antiretrovírica altamente activa (HAART por sus iniciales en inglés). Su médico le debe hacer un seguimiento muy cuidadoso mientras que usted está siendo tratado con estos medicamentos para ver qué tan eficientes son en disminuir la cantidad de virus dentro de su cuerpo. Su médico también quiere asegurarse de que usted no está teniendo efectos secundarios como náusea, vómito, fatiga, anemia o neuropatía periférica (una sensación de entumecimiento en sus manos o en sus pies).

Reducción del riesgo de adquirir el VIH/SIDA

Mientras no se pueda curar el SIDA es necesario hacer que menos personas se infecten con el VIH. Para eso se recomienda evitar las formas de contagio, por medio de prácticas como las siguientes:

  • No comparta agujas y jeringuillas usadas para inyectar drogas, esteroides, vitaminas o para hacer tatuajes o perforaciones en el cuerpo. Tampoco comparta equipo (parafernalia) usada para preparar drogas inyectables. Muchas personas se han infectado con el VIH, hepatitis y otros gérmenes de esta manera. Los gérmenes de una persona infectada pueden permanecer en la aguja y ser inyectados luego en la siguiente persona que la usa.
  • Llevar una vida monogámica, y ser fiel al compromiso con una sola persona no infectada disminuye las probabilidades. Es necesario para lograr esto un nivel de madurez y confianza mutua con la pareja. Una manera de protegerse contra el SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, es escoger con cuidado la pareja.
  • Abstenerse de tener relaciones sexuales es la conducta más segura. El mejor consejo para los jóvenes, es que reserven ese acto maravilloso para alguien especial con quien lo deseen compartir. La abstinencia tiene otras ventajas como lo es evitar el riesgo del embarazo y la exposición a otras enfermedades de transmisión sexual.
  • Para aquellas personas que tienen comportamientos sexuales que las colocan en riesgo de adquirir ETS, el uso correcto y constante del condón de látex para hombres puede reducir los riesgos de transmisión de estas enfermedades. Sin embargo, ningún método de protección es cien por ciento efectivo y el uso del condón no puede garantizar protección absoluta contra las enfermedades de transmisión sexual.
  • Los condones lubricados con espermaticidas no son más efectivos que otros condones para protegerse contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Los condones deben usarse en forma correcta y constante para que ofrezcan la mejor protección. El uso incorrecto del condón puede provocar deslizamientos o rupturas del mismo, disminuyendo su efecto protector. El uso inconstante del condón, por ejemplo, no utilizarlo cada vez que se tenga relaciones sexuales, puede provocar la transmisión de ETS debido a que el contagio se puede producir con un solo acto sexual.
  • No comparta hojas de afeitar ni cepillos de dientes debido a la posibilidad de contacto con la sangre.
  • Si usted está embarazada o cree que podría estarlo pronto, hable con un médico o con su departamento de salud local acerca de los análisis para detectar el VIH. Si usted tiene el virus, hay disponibles tratamientos con medicinas para ayudarla y reducir la posibilidad de contagiar el VIH a su bebé.
  • Beber alcohol o usar drogas aumenta el riesgo ya que estos comportamientos aumentan la probabilidad de que una persona participe en una actividad sexual de alto riesgo. Además, muchos de los organismos pueden transferirse mediante el uso compartido de agujas u otro utensilio de consumo de droga. Los grupos con comportamientos sexuales de alto riesgo incluyen a hombres homosexuales o bisexuales, usuarios de drogas intravenosas que comparten las agujas, parejas sexuales de las personas que se incluyen dentro de los grupos con prácticas sexuales de alto riesgo, niños que nacen de madres con una ETS, y personas que recibieron transfusiones de sangre o productos coagulantes entre 1977 y 1985 (con anterioridad a las normas orientadas a evitar la presencia de VIH en sangre y hemoderivados).

No podemos olvidar que la forma más importante de prevenir es educar. Enseñar a las personas en cómo vivir una vida disminuyendo el riesgo. En eso usted es parte de la solución, al llevar este mensaje de salud a otras personas.

Alimentos y plantas para fortalecer el sistema inmunológico

  • Ajos: los ajos deben ser consumidos crudo, siempre y cuando no estén con medicamentos.
  • Hinojo: Tomar infusión de semillas de hinojo; 5 gramos de semillas secas por taza de agua; beber 2 tazas al día. 
  • Hongo maitake: Comer el hongo maitake.
  • Orégano: Tomar infusión de orégano; una cucharada de té por taza de agua; tomar tres tazas al día.
  • Romero: Tomar infusión de romero; una cucharadita por taza de agua; tomar dos o tres tazas al día.
  • Té verde: Tomar infusión de té verde.
  • Uña de gato: Refuerza tu sistema inmunológico y evita que entren las enfermedades infecciosas en el cuerpo del paciente.

Día mundial de la lucha contra el SIDA, 01 de diciembre

El VIH/SIDA hizo su aparición en el escenario mundial a principios de los años ochenta. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), actualmente, en el mundo hay más de 36 millones de personas que viven con el VIH/SIDA. El 70 % de ellas vive en el África Subsahariana y la mayor parte son niños, niñas y mujeres. En 1988 la Asamblea General de las Naciones Unidas manifestó su profunda preocupación por el hecho de que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) hubiera adquirido proporciones de epidemia. Tomando en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado el 1 de diciembre como el Día Mundial de la Lucha contra el VIH/SIDA mediante la Asamblea de la ONU.

Referencias

  • www.thebody.com
  • www.aidsquilt.org
  • www.unaids.org
  • aidsinfo.nih.gov/
  • www.rochehiv.com
  • www.aidsonline.com/
  • www.aids-sida.org/
  • www.theaidsinstitute.org/
  • www.uclaaidsinstitute.org/
  • www.aids.harvard.edu/
  • www.blackaids.org/
  • www.amazon.com/AIDS-books/lm/174V339EKAUZ7
  • www.vedamsbooks.com/aids.htm
  • www.docguide.com
  • www.medicalprogresstoday.com
  • www.doctorshearingcarecenter.com/



Deseas ayudar a la web medicinasnaturistas!

Lo puedes hacer compartiendo el contenido

Lo puedes hacer realizando una donación

Medicinas naturistas es una comunidad sin ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas agradecidas por nuestras publicaciones. Si donan unos dólares o compartes nuestras publicaciones, estan colaborando con la supervivencia de este portal y la difusion de alternativas naturales como complemento a alguna enfermedad.
facebook.com/medicinasnaturistas


Lo más Leído

Esta información ha sido creada con el fin de dar a conocer alternativas distintas en la lucha de enfermedades, mas no pretende sustituir a su médico o a la medicina alopática. tampoco exonera o sustituye la consulta a un médico naturista. Se recomienda consultar con su médico antes de usar esta información.


Comentarios