Hipoglucemia e hiperglucemia
 

La glucemia es el intervalo de 60 - 110 y la diabetes cuando es mayor de 126 en ayunas o 200 en cualquier momento del día.


A) Hipoglucemia:
Es el nombre que se da a la situación en la que la concentración de glucosa en la sangre (glucemia) es más baja de lo normal (60 mg/dl). Se desarrolla más frecuentemente en gente que se está administrando insulina o medicamentos hipo-glucemiantes para tratar la diabetes. Las personas diabéticas sufren de hipoglucemia ocasionalmente; es una parte de la problemática vivencial del diabético. Cuando aparece la hipoglucemia ocurre una falta de energía en el organismo.
La hipoglucemia, que en general es una reacción a la insulina, puede aparecer incluso en ocasiones en las que hacemos todo lo que está a nuestro alcance para controlar la diabetes. Por tanto, aunque muchas veces no podamos evitarlo, es posible tratar la hipoglucemia antes de que empeore; razón por la cuál, es importante saber qué es la hipoglucemia, cuáles son los síntomas y cómo tratarla.
1) Causas de la Hipoglucemia:
- La hipoglucemia puede deberse a diversas causas. En personas sanas (no diabéticas) suele ser consecuencia de un ayuno muy prolongado debido a que el organismo sigue utilizando la glucosa una vez que ya no queda glucógeno en el hígado para producirla. También aparece en casos de transtornos hepáticos y ligada al excesivo consumo de alcohol.
En personas que padecen diabetes mellitus es muy habitual. En este caso, suele deberse a un fallo en la administración de insulina exógena o de medicamento oral antidiabético. Si se administran cuando no se ha comido lo suficiente, los niveles de glucosa pueden bajar hasta producir una hipoglucemia severa. En este tipo de pacientes también se puede producir por un exceso de ejercicio unido a una escasa ingesta de alimentos ya que la actividad física promueve la utilización de glucosa por los tejidos.
- Dosis de insulina o hipo-glucemiantes demasiado alta.
- Saltarse una comida.
2) Síntomas de la Hipoglucemia:
Los síntomas varían de una persona a otra pero los más comunes son el temblor en las manos y pies, el adormecimiento y el cansancio; a menudo aparece una transpiración fría y hambre. El color de la piel pálida y nerviosismo existente, mal humor y visión borrosa. Si la hipoglucemia no se corrige, seguirán otras sensaciones como dolor de cabeza, confusión, sensación de hormigueo en la boca, dificultad al andar, náuseas, taquicardia, etc. Para el familiar cercano, el diabético que reacciona con la insulina, aparece frecuentemente confuso, rudo, poco cooperativo y con poca coordinación motora; es como si estuviera intoxicado. En casos extremos, aparece inconsciencia, convulsiones, coma diabético e incluso muerte (shock insulínico).
a) Tratamiento:
En casi todos los casos, la ingesta de un terrón de azúcar aliviará los síntomas en 10 ó 15 minutos. También se alivian los síntomas tomando un vaso de zumo de naranja, una bebida templada que contenga azúcar, un bombón o un trozo de pastel. Si los síntomas no desaparecen, se debe consumir otra vez algo de comida dulce. Cuando los síntomas se hayan calmado, hay que consumir comida adicional para prevenir una recaída. Las reacciones de insulina suelen parecerse a los ataques de pánico. Analizando el azúcar en la sangre antes de cada comida ayudará a determinar si se trata de una reacción de insulina o si es solamente la ansiedad lo que está causando los síntomas.
Durante la inyección o la toma de tabletas de insulina debe haber una sincronización con las comidas o bebidas para equilibrar los efectos de la insulina sobre el organismo. En estos casos, es bueno comer a intervalos regulares durante el día para evitar la hipoglucemia. Consumir aperitivos durante el día también favorece (frutas y verduras). El no hacerlo hará que sus niveles de glucosa (azúcar) en la sangre disminuyan y aumenten sus niveles de insulina en la sangre.
En su alimentación deben considerar algunas comidas con ajos, ya que la diabetes tiene insuficiencia de potasio (el ajo contiene potasio, o sino cloruro de potasio); de zinc (zinc en el ajo, que es un componente de la insulina) y de manganeso (en el ajo, que sirve para eliminar el azúcar de la sangre). También cebolla por su contenido de manganeso.
Para el shock insulínico, el tratamiento de elección será la administración inmediata de glucosa o glucagón. Para evitar recaídas se recomienda cambiar los hábitos alimenticios del paciente para que haya glucosa disponible en sangre a lo largo de todo el día. Se aconsejan comidas reducidas y con mayor frecuencia, que incluyan hidratos de carbono de digestión y absorción lenta. En lo posible habrá que evitar el consumo de alcohol y azúcares de rápida absorción.
B) Hiperglucemia
La hiperglucemia es el término técnico que utilizamos para referirnos a los altos niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. El alto nivel de glucemia aparece cuando el organismo no cuenta con la suficiente cantidad de insulina o cuando la cantidad de insulina es muy escasa. La hiperglucemia también se presenta cuando el organismo no puede utilizar la insulina adecuadamente.
En ayunas la glucosa sanguínea de una persona no debe exceder de 105 mg/dl. Mantener durante años los niveles altos de glucosa en la sangre contribuye a agravar seriamente la diabetes con complicaciones a largo plazo.
Todas las personas con diabetes sufren de hiperglucemia de vez en cuando, pero es bueno tratarlo inmediatamente, ya que puede ser un problema serio. La hiperglucemia constituye una de las principales causas de muchas de las complicaciones que sufren las personas con diabetes. Por ese motivo, es importante saber qué es la hiperglucemia, cuáles son los síntomas y cómo tratarla.
Hay muchas cosas que pueden causar hiperglucemia. Por ejemplo, si usted tiene diabetes tipo 1, tal vez no se haya inyectado la cantidad suficiente de insulina. Si usted sufre de diabetes tipo 2, quizás su organismo sí cuente con la cantidad suficiente de insulina, pero no es tan eficaz como debería serlo. El problema tal vez sea por la que se alimentó más de lo normal o realizó menor actividad física de la programada. El estrés que provoca una dolencia como, por ejemplo, un resfrío o una gripe también podría ser la causa. Otras clase de estrés, tales como los conflictos familiares, los problemas en la escuela o los problemas de pareja, también podrían causar hiperglucemia. Así como, algunas enfermedades como, gripe neumonía, infección urinaria o dental, abscesos; cirugías; accidentes (traumatismo, quemados); tensión emocional; uso de corticoides.
La hiperglucemia puede complicarse con la aparición de cuerpos cetónicos en la sangre (cetoácidosis); sobre todo cuando la hiperglucemia pasa los 250 mg /dl.
1) Síntomas:
Las señales y/o síntomas incluyen:
- Alto nivel de azúcar en la sangre.
- Altos niveles de azúcar en la orina, aumento de la sed y necesidad frecuente de eliminar orina.
- Pérdida de peso.
- Visión borrosa.
El medir con frecuencia el nivel de azúcar en la sangre es una de las medidas preventivas que puede tomar para mantener la diabetes bajo control. Consulte con su médico con qué frecuencia debe controlarla y cuáles deben ser sus niveles de glucemia.
Para evitar otros síntomas de la hiperglucemia es necesario controlar y tratar los altos niveles de azúcar en la sangre, sin perder tiempo. Es importante tratarla apenas se detecte. Si no lo hace, puede sufrir una afección denominada cetoacidosis, comúnmente llamado coma diabético.
2) Tratamiento:
Por lo general, la actividad física ayuda a disminuir los niveles de glucemia. Sin embargo, si el nivel de azúcar se encuentra por encima de 240 mg/dl, es necesario controlar la orina para detectar cetonas. En caso de presentar cetonas en la orina, no realice actividad física.
Si tiene cetonas en la orina y realiza ejercicios, el nivel de azúcar en la sangre puede elevarse aún más. Es importante que consulte con su médico para encontrar la manera más segura de disminuir el nivel de glucemia.
Tal vez le pueda ser útil reducir la cantidad de alimentos que ingiere. Consulte con su dietista para realizar modificaciones en su plan de comidas. Si la actividad física y cambios en la dieta no dan resultado, quizá su médico modifique la dosis de medicamentos o de insulina que le administran o, posiblemente, el horario en el que se inyecta la insulina.
3) Prevención:
La mejor opción es llevar un buen control de la diabetes. La clave está en aprender a detectar y tratar la hiperglucemia a tiempo, antes que ésta empeore.
C) Coma diabetico
Es un estado de inconsciencia por problemas de acidez excesiva (acidosis), que priva al organismo de potasio en un porcentaje tal en que el paciente llega a un estado de inconsciencia. Estos son casos de coma diabético. El coma diabético (cetoacidosis) se desarrolla cuando el organismo no cuenta con la suficiente cantidad de insulina. Sin insulina, el organismo no puede utilizar la glucosa como combustible. Por ende, el organismo descompone las grasas (lípidos) para utilizarlas como energía.
Cuando el organismo descompone las grasas, aparecen productos residuales denominados cetonas. El organismo no tolera grandes cantidades de cetonas y trata de eliminarlos a través de la orina. Desafortunadamente, el organismo no puede deshacerse de todas las cetonas y, por lo tanto, se acumulan en la sangre. Como resultado, puede presentarse un cuadro de cetoacidosis. La cetoacidosis puede provocar la muerte y requiere tratamiento inmediato. Los síntomas incluyen: dificultad para respirar, aliento con olor frutal, náuseas y vómitos, y una boca muy seca. Consulte con su médico sobre cómo manejar esta afección.

Pagina Principal Abril Natura   Página Principal