Diagnóstico de la diabetes
 

Para tener un buen diagnóstico de la diabetes necesitamos visitar a un medico endocrinólogo. El médico endocrinólogo empleará diversas pruebas médicas y análisis químicos para determinar el grado de diabetes del paciente.
Una de las pruebas principales es el análisis químico de orina, que sirve para detectar glucosa y cetonas producto de la descomposición de las grasas. Sin embargo, una prueba de orina sola no diagnostica diabetes. Existen otras pruebas que, combinadas, dan valores ó medidas que confirman el estado diabético de la persona. Cuando la persona analiza su glucosa en la sangre, tanto en ayunas (más de 120 mg/dl) como de manera aleatoria (más de 180 mg/dl), entonces se detecta diabetes.


A) FORMAS DE REALIZAR UN DIAGNÓSTICO:
Las principales formas de hacer un diagnóstico para determinar la cantidad de glucosa en la sangre son 4:


1) Análisis de Orina:
La principal prueba es el análisis orina, que sirve para determinar el nivel de glucosa y cetona en la orina. Esta prueba tiene carácter histórico pero, actualmente, es poco usado. La determinación de la acetona en la orina es un análisis muy importante en los pacientes con diabetes tipo 1, embarazo con diabetes preexistente o diabetes gestacional.
Para hacer un análisis de orina, hay que recoger la orina del paciente durante un periodo de 24 horas, y de esa manera determinar los valores medios de la glucosa en la sangre. Éste es un método muy económico; una alternativa a los métodos modernos de monitoreo de los niveles de glucosa. El análisis de orina nos determina la cantidad de glucosa en la orina, que es una información útil y aproximada de los niveles de glucosa. La otra determinación es las cetonas en la orina en los pacientes de diabetes.
Las cetonas son producidas por la descomposición de la grasa y el músculo, y son dañinas en altos niveles. Estos niveles altos de cetonas en la sangre pueden ocasionar una afección grave llamada cetoacidosis, la que requiere de cuidados médicos inmediatos.
Todos los diabéticos deben comprobar la presencia de cuerpos cetónicos en la orina en caso de enfermedad aguda (neumonía, ataque cardíaco, accidente cerebro vascular, estrés) o cuando los niveles de glucosa en la sangre son muy elevados (por ejemplo, >300 mg/dl) durante el embarazo o cuando hay síntomas de ceto-ácidosis como náusea, vómitos o dolor abdominal. Las cetonas están usualmente presentes en la orina, pero por debajo del nivel de detección de los métodos de análisis de rutina. Sin embargo, se observan cuerpos cetónicos positivos en sujetos normales en ayunas y hasta en un 30% de las muestras de orina de la mañana en las mujeres embarazadas.


2) Nivel de Glucosa en la Sangre (En Ayunas):
Otra prueba para determinar el nivel de glucosa en la sangre; en ayunas. Cuando los resultados son mayores de 120 mg/dl en dos oportunidades, está confirmanda la presencia de diabetes en el organismo. Si los niveles son entre 100 y 120 mg/dl se denominan alteración de la glucosa en ayunas o pre-diabetes. Dichos niveles se consideran factores de riesgo para la diabetes tipo 2 y sus complicaciones. Si los resultados son inferiores y tienen síntomas de diabetes tiene que hacerse la prueba de tolerancia oral a la glucosa.


3) Nivel de Glucosa en la Sangre (No Ayuno):
Esta prueba para determinar el nivel de glucosa en la sangre aleatoria; (no ayuno). Sin preparación alguna y en cualquier momento del día. Si la medida da valores son superiores a 180 mg/dl; entonces, se puede decir que hay diabetes y podemos confirmar cuando están acompañados por los síntomas clásicos de aumento de sed, micción y fatiga (esta prueba se debe confirmar con otra de nivel de glucosa en la sangre en ayunas).


4) Tolerancia a la Glucosa Oral:
Esta cuarta prueba es la de tolerancia a la glucosa oral. Ésta es una prueba concluyente. Se toma en ayunas una muestra de sangre del brazo; se diagnostica la diabetes si el nivel de glucosa es superior a 180 mg/dl. Luego de 2 horas. Esta prueba se usa más para la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional).
Se le debe preguntar igualmente al médico la frecuencia con la que uno se debe chequear los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c); medida promedio de glucosa en la sangre durante los 2 a 3 meses anteriores. Ésta es una forma muy útil de determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento.
Una vez diagnosticada la diabetes, el médico endocrinólogo debe pedir más pruebas médicas anuales para prevenir las complicaciones de la diabetes a largo plazo.
Estas pruebas son: Medición de altura, peso e índice de masa corporal para ver si tiene sobrepeso; determinar la tensión arterial, si tiene hipertensión se debe tomar medidas para reducirla; hacer un exámen de pies para no llegar a tener pie diabético; un examen de retina para ver si hay vasos sanguíneos dañados y posibilidades de tener visión borrosa; y, finalmente, algunas pruebas más para ver el buen funcionamiento de los riñones, hígado y glándula tiroides.

Pagina Principal Abril Natura   Página Principal